El Hummus o paté de garbanzos es un plato tradicional de todo el mediterráneo. Contiene  proteínas vegetales, calcio (por el sésamo), vitamina C (perejil), hierro.. (ya sabéis que cada alimento nos proporciona más que un nutriente, aquí sólo pongo lo más relevante o menos conocido, para que vayamos construyendo nuestra sabiduría culinaria…)

Su permanencia como plato cotidiano para todos los gustos y edades en los países de la cuenca mediterránea ha permitido su recuperación en otros países, como el nuestro, en los que se había perdido la costumbre de cocinarlo debido al consumo excesivo de proteína animal, de comida preparada… Así que bienvenida sea de nuevo esta delicia fácil, nutritiva y desde luego energética.

Como es fácil suponer, y como sucede con tantos platos tradicionales, cada persona le da un toque distinto, y las variaciones son infinitas. Os animamos a partir de esta receta sencilla y fiel a sus orígenes para que luego disfrutéis creando.

Buen provecho!

PATÉ DE GARBANZOS (HUMMUS)

 

2 vasos de garbanzos bien cocinados

2 cucharadas soperas de tahini claro (mantequilla de sésamo sin tostar)

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen

zumo de limón al gusto

1/2 diente de ajo

Perejil o menta fresca

Pimentón dulce o picante

Semillas de sésamo tostadas

Se cocinan los garbanzos hasta que estén blandos y cremosos. Se les añade sal y se deja cocinar 10 minutos más. Si hubiera mucho líquido de cocer los garbanzos, retirar un poco y añadir los demás ingredientes para el paté. Hacer puré hasta conseguir una consistencia cremosa y espesa. Dejar enfriar y adornar con un chorrito de aceite de oliva virgen, semillas de sésamo tostadas, un poco de pimentón y una ramita de perejil o menta fresca.