ALIÑOS SALUDABLES

Los aliños son muy importantes en Cocina Energética, porque nos dan sabores diferentes a los platos.

¡Así están aún más deliciosos!

Te animamos a probar un aliño diferente cada una o dos semanas… ya verás cómo cambia tu comida!

Los siguientes aliños están inspirados en recetas de Montse Bradford, que hemos modificado ligeramente:

 

Pesto vegano

 

  • ½ taza de albahaca fresca (dos blisters)
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de pasta de umeboshi
  • 1 cucharada de miso blanco
  • 6 cucharadas soperas de anacardos (o piñones)
  • Dos rodajitas de diente de ajo

 

Poner a remojo los anacardos la noche anterior. Lavar la albahaca y quitarle los tallos. Batir muy bien todos los ingredientes hasta que quede una salsa espesa, con un poco de agua.

 

Nota: si se sirve con pasta (espaguettis o similar), poner en una salsera y añadir por encima justo cuando se vaya a comer. Si se mezcla antes, la pasta lo absorbe y pierde el sabor.

Se puede añadir a un arroz integral, o quinoa… o a un plato de verduras… ¡acompaña a todo!

 

Aliño agridulce a la naranja

 

  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de vinagre de umeboshi
  • 1 cucharada sopera de jugo concentrado de manzana
  • 3 cucharadas soperas de miso blanco
  • Ralladura de naranja al gusto

 

Lavar y secar la naranja. Rallar la superficie (no lo blanco) con un rallador de cítricos. Mezclar en un bol el resto de ingredientes y diluir con un poco de agua. Añadir la ralladura al gusto.

Es un aliño, (no es para comerlo solo), es un sabor fuerte, porque es para añadir a ensaladas, a platos de verduras, proteínas, cereales…

 

 

Aliño de aguacate, miso y cilantro

 

  • 2 aguacates maduros
  • Zumo de limón al gusto
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • 1 cucharadita pequeña de pasta de umeboshi
  • 1 cucharada sopera de miso blanco
  • ½ diente de ajo (opcional)
  • Cilantro fresco (opcional)

 

Deshuesar los aguacates y rociar con unas gotitas de zumo de limón para que no se pongan oscuros.

Batir con los demás ingredientes y un poco de agua, hasta conseguir la consistencia que deseemos.

(Cuidado: no pasarse con el zumo de limón).

Espolvorear con cilantro fresco picado por encima.

Si se hace más líquido queda como un aliño, y si se hace sin agua queda como una especie de «guacamole» sin tomate ni cebolla… ¡está buenísimo de cualquier manera!

 

¡Y a disfrutar!